jueves, marzo 06, 2008

Me recuerdo de una época cuando tenía las cosas muy claras. Veía a quienes estaban a mi lado o a quienes seguía. Era una buena época entonces, porque, como decía el poema de Paz, los sueños eran claros y la ideología era fuerte. Pero al paso de los años, bueno, al paso de los años. Una vez pensé que la gente tiene que estar a la altura de lo que quiere. Luego me di cuenta que sólo basta una cosa: tener un arma. Sí, sólo hay que tener un arma lista bajo la ropa.

2 comentarios:

Carmen Alanís dijo...

Un arma lista.
Augh.

Besos saludos y abrazos.

Te leo, Toño!

Hitlercito dijo...

el gobierno debe de tener el monopolio de la violencia!