domingo, noviembre 01, 2009

Cambio

Muchas gracias a todos los que visitaron mi blog.

Me mudo a www.kozameh.wordpress.com

¡Los espero!

martes, octubre 27, 2009

Los invito al Chat de El Universal, este jueves 29 a las 2:00 de la tarde. El tema será la novela de aventuras de Ixel.

¡Ahí nos vemos!

lunes, octubre 26, 2009

La búsqueda del anonimato

Es una falacia. Nadie quiere no ser visto. No ser escuchado. No ser leído. Todos buscamos en mayor medida esa mirada que se da desde el otro, ese voyeurismo que proporcionamos, que ofrecemos, ese espectáculo que somos a propósito o sin intención aparente. Eso es a propósito de la desesperación que veo en muchos por ser reconocidos. Claro, yo también quiero serlo, pero ¿qué estás dispuesto a pagar por esos segundos de murmuración? A la historia no pasaremos. Si miramos un poco bien, somos esas migajas que caen de la mesa, mijagas burdas y vacías, aunque nuestra vida nos parezca exitosa, aunque veamos enemigos a diestra y siniestra, perfiles del éxito que nos opacan. ¿Alguien se acordará de ti a los cinco años que mueran? Nos decía Francisco Prieto hace días sobre un escritor muy bueno, muy famoso en vida, que murió lamentablemente en un accidente de auto. Un tal Ferrer. Se había ganado todos los premios. Era invitado a mesas de lectura. Tenía ascendencia. Ahora nadie sabe ni quien es, se queja Francisco. Y yo pienso entonces en una frase de Marco Aurelio, el gran Marco Aurelio victimizado en Gladiador por un Joaquin Phoenix colérico y ansioso, una frase rapaz que dice, no literalmente: "¿Cuánta gente famosa ha sido alabada y cuantos, de quienes los alababan, también han desaparecido?" Lamentablemente no volveremos a los libros firmados por Anónimo. Tal vez así podríamos hacer algo mejor. O tal vez algo peor. Pero una cosa está dicha es este siglo: nos acercamos a los ídolos de carne y hueso. A los que esnifan, cagan y odian y su mancha no permanece.

lunes, octubre 12, 2009

Algo por la muerte del mayor Sabines

Hace mucho una amiga me mintió. No era ni será la primera vez. Me mintió diciéndome que tenía una enfermedad terminal, sida. ¿Qué hace uno cuando le dan esta noticia, alguien que uno considera cercana? Pues apoyarla, animarla, en suma, seguir el cause normal de la relación. Luego me dijo que ella quería un autógrafo de Sabines. Sabines iría ese fin de semana a la Fería del libro de Monterrey, que tendría acaso, su séptima edición. Ella no podía ir porque ese día le iba a limpiar la sangre y eso la dejaba muy agotada. Así que, con libro del chiapaneco en mano, me lancé a la feria. Primero fui al recital que ofreció en el teatro Luis Elizondo y después me lancé a la feria. En la fila había demasiadas personas, pero me tocó estar junto a una poeta, Elizabeth, recuerdo que se llama. Hablamos mucho rato, de libros, de que ella escribía, de que yo apenas empezaba a escribir. Le dije que conocía al Eduardo y ella me dijo que él era un gran escritor y representante de los escritores del estado, en fin. Así nos dieron las horas. Cuando finalmente llegué con Sabines le entregué el libro y le dije: para X y le conté brevemente por qué era para ella. Sabines escribió, para X, porque su amigo hizo fila por ella. Cuando le di el libro le pregunté cómo seguía y la cínica dijo: ¿de qué? Luego me enteré de la mentira, que había heredado no sé qué más, me enteré que ella le mentía a todo mundo. Dijo que sus padres habían muerto, había semanas que se hacía la española y seseaba con singular maestría. Siguió mintiendo y quien sabe si aún lo haga con aquella velocidad. Sus mentiras siempre terminaban en estadios vergonzosos. Una tarde, cuando enfrente de todos le dije que para qué se enojaba con una maestra que la había regañado por sesear, si ella sabía que ni era española ni nada, simplemente dejó de hablarme. Hizo un tremendo coraje y no volví a saber de ella sino un año más tarde. Me la encontré en las jardineras, esas jardineras que ya no existen en FFyL le pregunté cómo estaba. Me dijo que bien. Luego le dije que cómo seguía de su enfermedad y me dijo muy feliz que se había curado (sí, se había curado del sida). Muy sorprendido le pregunté que cómo. Con unas hierbas, me dijo, un brujo me las dio. Pero oye, insistí, eres la primer persona en el mundo que se cura del sida, debes de avisarle a todo mundo, que te revisen o que vayan con el brujo o no sé qué más. Ella me dijo que simplemente, quería privacidad para su vida. Como dije antes, ya todo mundo sabíamos que ella mentía, mentía por enfermedad, por alteración, por evasión, etcétera. Ella era un cuento en carne vida. Ella era un escritor con una máquina de escribir u hoja en blanco a la n potencia. Cada mentira era una historia y cada historia una verdad aunque en el fondo se escondiera, terrible, otra forma de la miseria humana que todos tenemos a flor de piel.

viernes, octubre 09, 2009

Eventos en FIL de Monterrey


Eventos en la FIL de Monterrey
Jueves 15 10: 00 am. Pabellón Unesco, presentación de El Norteño Mágico, con niños de escuelas de la ciudad.
Viernes 16:
10:00 am. Pabellón Unesco, presentación de El Norteño Mágico, con niños de escuelas de la ciudad.
13:30 pm. presentación de Línea y Trazo Vol. 1, sala 104, con Carolina Farías, Oscar Carreño, Chava Flores, Joaquin Hurtado, Eduardo Parra.
4:30 pm. Salón 101, presentación de El Norteño Mágico, con Julieta Colás, la ilustradora.
7:00 pm, Salón 102, presentación de Un Mil Máscaras, dentro de la serie de Regia Cartonera
Sábado 17, con Nervinson y Laura.
5:30, salón 104, presentación de La nuez vana, de Jorge Rodríguez coedición Editorial Jus y la UANL, Jorge y Felipe Montes.

lunes, octubre 05, 2009

De estreno

Dos amigos me acaban de enviar sus páginas o blogs.

Caro, quien labora desde hace una temporada en la Capilla Alfonsina de Monterrey, me envía el link de la estupenda biblioteca de la UANL. Todos los estudiantes de la UANL tenemos nuestras historias en los sillones de esa biblioteca y Reyes sin darse cuenta. Aquí el link.
El dramaturgo, Hugo Alfredo Hinojosa, también, estos días, inauguró blog. A ver cuánto dura con él, jeje. Crítica de teatro, reseña de filosofía y más podrán encontrar en su página electrónica.

viernes, septiembre 25, 2009

Plectros

Hubo un tiempo que estuve colaborando con una revista electrónica, Plectros. Luego, no sé qué ocurrió, nos perdimos de pista. Iré subiendo poco a poco aquellos textos que les enviaba. A ver qué les parecen.
Lucha libre
1

Afuera de la Arena México se puede encontrar todo lo que sea relacionado con la lucha libre. Vendedores de máscaras de diversos tipos y calidad se conglomeran en la entrada de la calle de doctor Lucio con sus vistosos productos en el suelo, sobre mantas verdes que rivalizan en color con los tonos plateados, azules, negros, rojos y dorados de las máscaras de Místico, Averno, Memphisto, o las playeras negras de la secta conocida como “Los Perros del Mal”, liderada por el hijo de Can mayor de Nochistlán, el Hijo del Perro Aguayo.
La Arena México vive en la actualidad una época de bonanza. Después de su última cartelera que cimbró a México, la lucha máscara contra máscara entre Steel y Rayo de Jalisco Jr, el peso de las carteleras había ido en picada: una celebración de más con lo mismo. Esa monotonía cambió radicalmente desde meses atrás, con la aparición del Místico, la contratación de luchadores como El Hijo del Perro Aguayo, Heavy Metal, Damian 666 y el bien publicitado cambio de bando de Atlantis, el antes ídolo de los niños, al bando rudo (ahora es el ogro de los niños).
La lucha libre, más que deporte o teatro, —tiene mucho de ambas cosas—, es un ejercicio de la imaginación. El luchador convoca al publico que reacciona ante sus ademanes. El luchador es parte del imaginario. Sin él, está perdido. Su destreza o apostura son las verdaderas llaves con la que domina no al adversario, simple comparsa de él, sino al público. Y no existen recetas para esto: es simple carisma, es presentar una respuesta a una interrogante amplia, ambigua y casi siempre sin solución: ¿Qué le gusta al espectador? Todos los viernes, los mismos vendedores afuera de la Arena México se lo preguntan. Y ponen, para responder a ésta: muñecos, videos de luchas, máscaras, máscaras tamaño mini para colgar en el coche, pósters de los luchadores preferidos, rings diminutos de madera. A veces venden todo. A veces muy poco. Lo mismo que los luchadores: algunos duran, otros no.


2
Dentro de los folletines o revistas pasionales, existía en México una publicación quincenal que alimentaba el mundo de la lucha libre: el Sensacional de lucha libre. Los folletines, casi considerados sub-literatura por algunos, por muchos ni eso, eran breves historias donde predominaba la imagen, el trazo, el dibujo como vehículo para contar la narración. Las historias tampoco eran demasiado elaboradas. Resignificaban, sólo que en otro medio, la lucha entre el bien y el mal entre los gladiadores. Se presentaba el problema, había una pequeña solución en el ring y seguía el fin de la historia. Los luchadores salían rodeados por las mujeres más despampanantes posibles: de mejores medidas al 90-60-90 y al final, se quedaban con ella. El elemento sexual era parte también de la historia. Sin embargo, el Sensacional de lucha libre dejó de editarse. Algunos luchadores como El Hijo del Santo o Blue Demon jr han tenido tentativas y publicaciones quincenales con historias donde ellos salen como protagonistas, —eliminando el tema sexual para volver la revista apta para todo público—, pero aún así, sus esfuerzos no han prosperado.
En el campo de la literatura, son pocas las novelas que tratan a fondo o caricaturizándola, a la lucha libre. Mención especial tiene la aparición de los luchadores en la novela breve de José Emilio Pachecho, “Batallas en el desierto” pero en especial la novela Xanto, de José Luis Zárate, el campeón al momento de hablar de una novela sobre lucha libre. Como bien lo dice desde el título, Xanto es un juego, un homenaje, a la lucha libre. Xanto es un luchador que debe evitar que se abra un umbral por el que entrarán a la tierra los demonios. Xanto es la caricatura en esta novela magistral, bien contada, bien llevada de este narrador mexicano. Igual que la lucha libre verdadera, la novela es un juego pero también es literatura seria, con sangre, con rivalidades que van más allá del papel y de la sangre.

3

Es importante conocer la genealogía de los luchadores para comprender su éxito entre la gente. Místico, el conocido príncipe de oro y plata, es un luchador joven que literalmente, arrolla multitudes con sus lances espectaculares. El origen del Místico es la historia de todos los huérfanos que han sacado algo adelante. Al menos, esa es la intención al presentar al luchador técnico como ahijado de otro gladiador, Fray Tormenta, un sacerdote en la vida real quien peleaba para alimentar a los niños de un orfanato.
Hay familias dentro de la lucha libre, como los hermanos que conformaron hace tiempo el trío conocido como Los Brazos o la extensa familia conocida como Los Villanos, desde el I hasta el VII. O los hermanos Casas, El Negro Casas, Felino y Heavy Metal, hijos de Pepe Casas, un gran luchador en décadas pasadas. Los hijos juegan también con la tradición: el Hijo del Santo, Blue Demon Jr. Rayo de Jalisco Jr. Solitario Jr, Dos Caras Jr, Canek Jr, Hijo de Lizmark y el Hijo del Perro Aguayo, sólo por mencionar algunos. Como todo en la vida, la lucha libre también tiene su proceso de selección natural y no todos los juniors están condenados al éxito. Muchos perecerán al primer intento, otros tendrán carreras huecas, vacías y agonizantes. Se mantendrán a flote sólo por el nombre de la máscara que portan. Hay otros luchadores grandes que ni siquiera logran eso, como el Huracán Ramírez, personaje que salió del cine a los encordados y que, al igual que en las películas, firmó en la lona una carrera excelsa. Huracán Ramírez ha tenido al menos tres juniors quienes han perdido la máscara en los primeros intentos de hacerse de un nombre. La franquicia está en venta, se dice. La máscara se encuentra vacía. Muchos querrán portarla y llenarse con la gloria para, un día, tener revistas donde salgan de personajes o muñecos suyos que se vendan afuera de las arenas del país. La mayoría no lo logrará. ¿Quién sabe qué desea el público? es la pregunta que todo mundo se hace. ¿Qué desea el lector también? es una pregunta que se queda callada en los archivos de computadoras o libretas. Nadie lo sabe. Lograr la empatía es al final de cuentas el verdadero arte creativo, te llames Hijo del Perro Aguayo o Filisberto Hernández.