jueves, octubre 30, 2008


Muerte tan personalizada, tan vasta