martes, septiembre 20, 2005

Si nos acostumbramos a ser conformistas con las palabras...

¿Qué nos queda?